Renacer

image

Abro mis manos
Al cielo de abril
Aire
Ahora
He vertido todas las lágrimas
He lavado la sonrisa

Como me gustaría salvarte
Y así olvidarme de mí

Descanso mis juegos de oso
Sobre tu lomo de acero invernal

Agua
Tal vez rocío
Eso es

Estarás presente en el banquete
Olerás a vino
Mientras las hierbas siguen su camino

palabras: fragmentos de un espejo en caída libre

palabras son como fragmentos de un espejo en caída libre
fragmentos de la expresión de una idea
que hermoso ver como caen juguetonas, como las hojas pequeñitas de la jacarandá
la luz, insondable, surfea la superficie de dichos fragmentos
brincando
saltando
y a veces proporcionan un fugaz encuentro
casual y instantáneo
que hago yo que no soy la hoja ni la luz?
caigo yo que no soy la hojaluz?
caigo yojaluz?
caluz?
?

Anti-oración de lo sombrío

Desvío la mirada y observo el cielo, los árboles y el avión al fondo. Ojalá se pudieran sintetizar sentimientos. Ojalá nunca se puedan. Las bombas están explotando y no es fácil encontrar un territorio desde donde asistir a lo que se desvela cerca de aquí. Para entender este fenómeno, habrá que investigar el desamor.

Algunos puntos de partida: la tristeza ante la violencia y la ignorancia inherente a dicha violencia.

La incomprensión ante tanta escasez en medio de tanta abundancia.

El inconformismo que impide coger un asiento en una de las polaridades ofrecidas por el inconsciente colectivo.

Por un instante quiere cruzar mis pensamientos el recuerdo de todos los pueblos olvidados. Alejo esta visión por respecto a estos mismos pueblos.

Vengo a compartir mi estupefacción. Sin estupefacientes. No hace falta. La vida en la sociedad de la información es un mal viaje de ácido, llevado por la orquesta de los medios, comandados por los poderes más inhumanos de nuestro tiempo.

Ahora mismo no encuentro más solución que desviar mi atención a las pequeñas inmensas alegrías del día a día. Me aferro a ellas como alguien que, al perder la visión, se aferra a los últimos dibujos que la luz le va dejando en las sinapsis.

Un terror mandibular ecoa entre las paredes opacas de mis pensamientos. Un vacío de perspectivas. Un silencio de los malos, de los que gritan. Todo son huesos que se chocan con gravillas. Todo son fríos que queman con rabia.

Dudo si debo describir este momento. Y como quién escribe una carta abierta a si mismo, asiento y dejo que se haga público esta anti-oración, que busca, en evidenciando lo sombrío, ser la puerta al agradecimiento.

Estado de reposo en el desequilibrio

Pensaba que era mal visto. Mal avistado. Que quienes le miraban tenían mal las gafas. Sus pasos compasados tenían música y ellos no sabían. Sí sabía. Y cuando miraba el polvo en las hojas de los árboles decorativos del centro, sussurraba. Suyo era el pecado de estar en pleno acuerdo. Con la velocidad de las nubes. Con la humedad de la sandía.

Así perplejo y adormilado, hacía cabriolas mientras desollaba pensamientos. Por sus costados paseaban gaviotas. Debajo de su nariz descansaban perros. Traía en sí golosinas derretidas de un verano pasado. Y le tenían respecto los semáforos cuando pasaba. Y el día discorría bien.

 

Poetizando – parte 1

Poetizando fue el nombre dado al duo creado entre el violoncelista Matthieu Saglio y este que os escribe. Durante el año de 2002 actuamos en varios espacios culturales de Valencia, como por ejemplo La Pachamama, El Gondwana, El Asesino, El Duende, El Glob, El Xino Xano, entre otros. Voy a colgar aquí algunos recuerdos que tengo de este querido duo.

A %d blogueros les gusta esto: