El mundo digital está a punto de descobrir el papel

Las bitácoras se han multiplicado a costa de la escasez de contenido. Todo es relativizado, todo es desechado.  Al dejar la materia, hemos dejado de existir.

Ahora existe la abeja reina, que no es humana de por sí, sino una criatura que se recrea con sus creadores.

Pobres poetas pobres. El mundo digital está a punto de descubrir el papel.

Descubriendo el miedo

El miedo es una gota semicongelada en el intervalo entre dejarse caer o quedarse solidificada.

Es como si la sensibilidad se expresara en forma de agujas.

Un extraño despertador que consiste en picadas de avispas o peor aún, en la expectativa de recibir picadas de avispas.

El miedo hiela las articulaciones, paraliza los fluidos y seca la boca. Huele a urgencias y no combina con la luz del sol. El miedo es amigo del desarraigo.

Al mirar el miedo de frente, o de lado girando al frente, el miedo se desdobla. Como una hoja de papel tirada en la hoguera se retuerce mientras quema. 

El miedo pasa a ser el chiste de mirar como se cae un piano, aunque el piano se está cayendo en la cabeza de uno mismo.

Pasa a ser formas indescritíbles que se esconden en la penumbra, y que mirándolas bien, tienen algo de graciosas, de divertidas.

Brisa descompromisada – Poesía

¡Feliz 2017 a todos/as!

Todo silencio es poco para abarcar dolores internos

Sí, ya sé que no te caigo bien. No te rindo homenajes, ni te acaricio los recuerdos.

         transmito mensajes fragmentados en una manivela rota por el tiempo

             he descubierto que debajo de tanto terror hay la realidad

y me permito disfrutarla aunque sea lo último que haga.

Ven participar y navegar conmigo. Sé que tus ídolos eran de arena iguales a los míos.

Sé que todas tus fórmulas han de fallar igual que han fallado las mías. 

Descomprometedora brisa la que nos avise por casualidad

que nada es

                  lo que parece

barcos que se tocan solitarios en el turbio río del invierno

de su conflicto inanimado

créanse mundos

Resumen del Happening Consciente en 2016

Este 2016, considerado un año muy raro, ha sido especialmente productivo en lo concerniente al Happening Consciente. De ahí que me parece interesante escribir un pequeño resumen de lo que ha sido investigado. Claro que el campo de investigación del Happening es sutil y intuitivo hasta tal punto, que no me atrevo a hablar más que de mi experiencia personal como facilitador y participante de los happenings. Animo a los/as demás participantes a comentar esta entrada con sus impresiones para enriquecer este registro de las vivencias de este año.

Para empezar un poco de retrospectiva: Happening Consciente es un tipo de encuentro poético, que facilito desde hace aproximadamente 20 años. Ha tenido muchos nombres y se ha adaptado a diferentes culturas y momentos, siempre bajo un mismo propósito: investigar el instante poético en colectivo, generar una especie de “piscina municipal poético corporal” para poder bucear en uno mismo.

Este año he decidido modificar un poco la forma del happening, dando énfasis a los aspectos corporales y no verbales. Poniendo el foco en el intercambio de miradas, expresiones, bailes, metamorfoses, usando como herramienta práctica fundamental la improvisación. A lo largo del año hemos realizado encuentros con temas pré-definidos que luego se han desarrollado libremente de acuerdo con lo que los grupos decidían traer a la luz. Los happenings de este año fueron los siguientes:

17/04/2016 – Renacer

21/05/2016 – Rebeldía

18/06/2016 – Libertad

16/07/2016 – Miedo

17/09/2016 – Fraternidad

15/10/2016 – A MAR SE

En cada uno de los happenings contó con un grupo diferente de personas. En todos ellos hubieron personas que no se conocían previamente y que nunca habían realizado juntas ningún tipo de vivencia artística. Esa diversidad y la novedad que trajo, posibilitó una interacción con un tono de profundidad y a la vez ligereza, debido a que aunque algunos se conocían previamente, al haber presentes otros que no, el condicionamiento inicial de que “uno conoce al otro” estaba ya de principio tocado, y los roles cristalizados del cotidiano no tuvieron una fuerza demasiado grande. Nada que un poco de Grotowsky no pudiera descuadrar 🙂

Hay una regla de oro en el happening, y es que no se puede contar lo que sucede, con lo que no voy a describir ninguna de las vivencias que hemos tenido. Sí puedo compartir mi sentimiento de profunda gratitud a todos los participantes y a los momentos de poesía que pude presenciar en estos encuentros. Poesía en su sentido mágico, cuando se traspasan las barreras de la sintaxis y la realidad se presenta como una orquesta de instantes de belleza, que desvelaban una sabiduría sencilla y delicada. Un viaje hacía un no lugar, auspiciado por permitir la presencia del misterio en acción, el darle la vuelta a la tortilla del “descobrir lo desconocido” a “descubrir lo conocido” con nuevos ojos.

Desde una perspectiva personal, los happenings de 2016 me han confirmado la intuición de que la belleza está presente y disponible para quienes la quieran ver. Basta con crear las condiciones de honorabilidad para que la profunda abundancia de la vida que se vive a si misma se presente en un canto multidimensional, individual, colectivo, universal. Sé que puede sonar grandilocuente, algo que en realidad es sencillo, delicado, sutil. Ojalá se pudiera traducir en palabras… Ojalá se pudiera poner el mar en un vaso…

hojas bailadas por el viento
pájaros disfrazados en las copas de los árboles
olas abandonándose mar

Muito grato a todos/as de aquí y de allá.

 

Las hojas estancadas en el río

trivial atardecer
algo ve el cielo desenfocado debajo de la cascada
fragor de burbujas dulces
arañas
tierra
el reloj natural orquesta la frenética ocupación
hormigas
libélulas
calangos
ajenas a todo el arreglo cósmico
las hojas estancadas en el río

Serrín, manazas y disciplina

Un poco de serrín debajo de las uñas. El olor de la sandía. Hormigas que observan caras enormes delante del metro.

Bailo con la mirada, mientras todo el horizonte abarco con las orejas.

Deslizando preces. Sucumbiendo ante aquellos que se han hecho arruto de los mercados.

Sin embargo esta tabla de surf sigue singlando inglorious océanos. Y donde pueda haber una palabra con propia edad, donde la ola revienta en la playa, allí estaré haciendo círculos con mis patinetes.

Tus caracolas que reflejaban el sol ahora ya no cotillean a mar.

Ojos de diversos colores atónitos y periódicos.

Riesgo transmutado en movimiento.

La hoja y la hora. La manzana y el manazas. La oferta y la demanda.

Todo es vacío y hueco porque tú y yo nos queríamos abrazar y es imposible.

A la postre, enmudecemos delante de misterio. Secuaces de ensueño. Con disciplina.

 

A %d blogueros les gusta esto: