Tu silenciosa presencia me sobrepasa.

El calor de tu mirada serena, me culmina, me rebosa

Vengo a decirte algo y me callas con tus ojos

ya me entendiste antes mismo de que yo quisiera decir algo

eres el puerto en donde descansar

das vida, nombre y sentido

solamente tu sonrisa me disipa

te navego y te observo

te camino y me asusto en ti

me haces olvidar la verdad

como sólo pueden hacer ojos que ven

me transformas me iluminas me recibes

En ti se han quedado todas las armas que llevaba

oxidan en tu suelo con los recuerdos y las lágrimas

eres mar de mañana, tormenta de atardecer, brisa noturna

Luzco mis mejores vestimentas

para encontrarte

contigo

soy una humilde brasa

y me consumo extasiado

en tu silenciosa presencia

A %d blogueros les gusta esto: